Estimado equipo,

Sin duda estamos viviendo un momento dramático, desconcertante y singular.

Ya han pasado más de tres meses desde que llegaron desde China noticias sobre una situación alarmante que observábamos desde los demás rincones del mundo con asombro y, aún, distancia. Hoy nos encontramos en una fase muy distinta.

Buena parte del mundo se está concienciando ahora para el inicio de una nueva etapa. Ha llegado el momento de prepararnos para el desconfinamiento, algo que llevamos mucho tiempo esperando, pero que no dejamos de recibir con incertidumbre.

Algunas cosas han cambiado desde los primeros ingresos de pacientes en los hospitales por un tipo de virus que, aunque parecía de naturaleza conocida, desconcertaba a científicos y sanitarios por igual. Los avances hacia tratamientos efectivos y seguros están cada vez más cerca, y la tan esperada vacuna sigue su cauce por distintas vías.

 

Mientras tanto, todos hemos aprendido que tenemos que protegernos más que nunca y proteger también a los otros con medidas que no teníamos interiorizadas hasta ahora en
nuestros hábitos diarios, pero que deberemos mantener por mucho tiempo.

Como nota positiva nos complace compartir con vosotros que por el momento no hemos sufrido ningún caso confirmado en nuestra plantilla, ni tenemos constancia de ninguna situación grave entre los familiares inmediatos de nuestros empleados. Esto nos llena de alivio y esperamos que siga así.

Ahora estamos todos más concienciados de la necesidad de cuidar de nosotros y de los demás, por lo que confiamos en que la incorporación paulatina a los puestos de trabajo se hará de una manera segura con la colaboración de todos.

En Lladró hemos establecido medidas tanto informativas como de prevención desde el inicio de la pandemia para mantener la seguridad de nuestros equipos. Medidas como el fomento del teletrabajo en todos aquellos casos en los que ha sido posible, la creación de turnos en diferentes departamentos, el mantenimiento de las distancias de seguridad o el reparto de mascarillas a todos los empleados en planta. Y seguiremos trabajando para adaptarnos a las nuevas necesidades que puedan surgir de la evolución de la pandemia. La seguridad de todos es nuestra prioridad.

Aunque en distintos momentos y fases, las boutiques Lladró en todo el mundo, así como nuestros detallistas, han cerrado sus puertas en los últimos meses. Esto ha sido un golpe duro, ya que es el motor generador de nuestro negocio.

A pesar de las adversidades, hemos trabajado intensamente
para estar al lado de los clientes mayoristas y conseguir generar ventas a través de programas especiales que pudieran beneficiar a ambas partes y mitigar así, en todo lo posible, las pérdidas.

Hemos mantenido una comunicación continua con nuestro cliente final, adaptada al tono de la situación, a través de mensajes por email y en las redes sociales.

También hemos puesto todo el esfuerzo en mantener vivo el negocio online. Allí hemos invertido los recursos disponibles para sacar el máximo partido de las herramientas digitales. Esto nos ha permitido mantener e incluso superar los objetivos de ventas previstos en este canal.

Nos complace compartir con vosotros avances en uno de los territorios con mayor potencial de crecimiento, donde estamos haciendo un esfuerzo por abrirnos camino, China. En los últimos meses hemos conseguido cerrar un acuerdo con dos importantes nuevos clientes mayoristas y hemos abierto una Boutique Lladró , un pop up de un año de duración, en la ciudad de Chengdu a través de un partner chino. Por otro lado, hemos lanzado nuestra propia e-boutique dentro de los gigantes del e-commerce chino, Tmall y JD y activado las plataformas de marca en las redes sociales específicas de ese país, Weibo y WeChat. Un impulso que confiamos nos ayudará a generar ventas y nuevas oportunidades en ese territorio.

Pop up Chengdu

Pero estamos aún lejos de mitigar el daño que suponen las pérdidas en ventas de los últimos meses. Además, debido a las múltiples restricciones de movilidad y a la necesidad de distancia social que continuarán vigentes a lo largo de este año, prevemos que nuestros resultados seguirán siendo menores de los necesarios para equilibrar los gastos de producción, distribución y comercialización a pleno rendimiento.

Es por ello que, como sabéis, estáis viviendo todos unas muy duras medidas de contención que afectan directamente a vuestra situación laboral. Sabemos que es un esfuerzo muy grande, especialmente difícil en ciertas situaciones, y os pedimos paciencia, comprensión y confianza. Paciencia para sobrellevar unos meses de actividad reducida. Comprensión para asumir que es la única medida posible para garantizar nuestra continuidad en el futuro. Confianza en que, entre todos y con el esfuerzo constante, conseguiremos salir adelante.

Nos complace comunicaros que nuestras boutiques de España están ya abiertas con cita previa y, si la situación lo permite y no sufrimos contratiempos, que todas puedan ir abriendo pronto de nuevo sus puertas. Para garantizar la seguridad de nuestros equipos, así como la de los clientes, hemos elaborado un protocolo que seguiremos estrictamente en nuestros establecimientos. Las sucesivas aperturas supondrán, sin duda, una bocanada de aire para nuestro negocio, aunque con total seguridad a un ritmo más lento del que nos gustaría.

A pesar de los contratiempos siempre habéis mantenido la pasión por vuestro trabajo. Mantened esa energía en el hacer diario porque, por pequeña que pueda ser la contribución de cada uno, allí está la garantía de nuestro éxito como equipo.

Aún tenemos mucho arte en porcelana que ofrecer y, entre todos, conseguiremos que salga adelante.

Ana Rodríguez

Chief Excutive Officer